La desinfección y limpieza se han convertido en una medida de seguridad que puede evitar la expansión del COVID-19. Al hablar de virus y bacterias, lo más recomendable es seguir prácticas de higiene y atender las indicaciones que nos proporcionen las fuentes oficiales de Sanidad.

La clave para reducir considerablemente el contagio de este virus es la desinfección junto con una buena limpieza, tanto para el hogar como para los negocios, oficinas, fábricas, restaurantes, etcétera. Un dato curioso de los productos desinfectantes que encuentras en el mercado es que son buenos, pero no lo suficiente, esto es debido a su poco valor residual, es decir que su efecto dura muy poco tiempo.

¿De qué se trata la desinfección de espacios?

  • Desinfección de todas las áreas comunes
  • Limpieza de ventanas, marcos, puertas, persianas, barandillas, mesas, sillas y cualquier mobiliario que pueda ser una fuente de contagio
  • Eliminación de residuos industriales y basura

Es importante desinfectar constantemente objetos de uso común como copiadoras, impresoras, refrigeradores, computadoras, lockers, pasamanos, entre otros. Es aquí donde entra el servicio de desinfección en oficinas, empresas y restaurantes, logrando llegar a los rincones más profundos para una sanitización correcta.